domingo, 29 de septiembre de 2019

IPL & Luz Láser

La vida no es perfecta, pero tu piel si puede serla. Conviértete en la mejor versión de ti misma(o)... 


IPL & Luz Láser

 Una de las herramientas que podemos usar en la Estética Facial, como técnica auxiliar de los procedimientos de cirugía estética o como una herramienta única en tratamientos no quirúrgicos, para ayudarte en la búsqueda de tú mejor versión, tanto a ellas como a ellos, son sin dudas, la aplicación del IPL o de algún tipo de Luz Láser. En esta oportunidad, daremos una opinión explícita acerca del uso de estas dos herramientas en el tratamiento  del fotoenvejecimiento cutáneo y la depilación.

¿Qué es la Luz Láser o el IPL? 


 La Luz Láser deriva de un acrónimo compuesto de las siglas Ligth Amplification by Stimulated Emision of Radiation (traducido al castellano significa "Amplificación de Luz por Emisión Estimulada de Radiación"), siendo sus características físicas la Monocromaticidad, la Coherencia y la Unidireccionalidad.  A  diferencia del  IPL  o  Intensed   Pulsed   Light   (que  significa "Luz  Intensa  Pulsada")  cuyas  características      físicas    son     la   Policromaticidad,      la    Incoherencia     y    la
características físicas de la luz láser e IPL

Multidireccionalidad.  Tanto el IPL como los diferentes tipos de   Luz Láser, tienen longitudes de ondas  diferentes que  producen  diferentes efectos biológicos  en la piel,  tales como, los efectos fototérmicos; que producen sobre los fibroblastos un estímulo para la producción de colágeno (fotoestimulación), y producen adicionalmente, un efecto de fototermólisis "selectiva" sobre la melanina (pelo) y oxihemoglobina (sangre), que permiten según la longitud de onda empleada, la aplicación de tratamientos ambulatorios y no dolorosos variados, tales como; Fotorejuvenecimiento facial (queratosis, lentigos, arrugas, flacidez, poros dilatados), Depilación (hirsutismo, hipertricosis), tratamiento del Acné y su complicaciones (cicatrices y pigmentaciones), tratamiento de Lesiones dermatológicas (verrugas, xantelasmas), de Lesiones pigmentarias (melasma, nevus, tatuajes) y Lesiones vasculares (angiomas, hemangiomas, telangiectasias), con resultados estables a largo plazo y menos complicaciones (morbilidad) asociadas.



¿Fotorejuvenecimiento con Luz Láser o Luz Pulsada (IPL)? 

 Cuando envejecemos, el tono de la piel comienza a perder la homogeneidad, debido a la aparición de pigmentaciones oscuras y a la presencia de zonas enrojecidas como consecuencia en la superficie de la piel, de pequeños vasos capilares (telangiectasia) visibles. Por otro lado, comienzan a hacerse notables las pequeñas y finas arrugas como consecuencia del descenso en la actividad de una de las células más importantes de la piel, el fibroblasto. Otros cambios que se pueden apreciar en la piel, son los relacionados con el aumento de tamaño de los poros y la pérdida de luminosidad debido a la aparición de un tono cetrino o amarillento.


 Como ya vimos anteriormente, el fotorejuvenecimiento, no es más que el uso de la luz para reducir los signos de envejecimiento. Los láseres en sus inicios (láseres no fraccionados) suscitaban al paciente cierta cautela o desconfianza, por su largo período de convalecencia tras la realización del tratamiento, requiriéndose más de 7 días para incorporarse a sus labores habituales. Con el desarrollo y evolución de las nuevas tecnologías láser, han aparecido nuevas opciones como el láser fraccionado no ablativo de CO2 (10.660nm), que produce un calentamiento selectivo del tejido dérmico mediante microhaces de luz, pudiéndose aumentar la potencia según el grado de envejecimiento y la profundidad de la arruga, para obtener un resultado óptimo sin periodo de  convalecencia.  Con  reducción  considerable  de  las  arrugas,  mejora  de  la  firmeza  y la  luminosidad,   debido  al

fotorejuvenecimiento con láser fraccionado de CO2 no ablativo
proceso de reparación y bioestimulación ocurrido en la dermis en un solo pase. Se pueden tratar el cuello, escote y todo el rostro o bien aquellas zonas del rostro con mayor impacto de los signos de envejecimiento, como la región perioral (código de barra) o la región periocular (patas de gallo). Básicamente, la técnica consiste en provocar pequeñas lesiones sobre la piel, debido a la emisión de minúsculos haces de energía, con un diámetro microscópico, bien separados unos de otros. Estos microhaces penetran en la piel formando columnas, y entre ellas queda tejido sano, de modo que la piel sana reemplaza a la dañada, consiguiendo una reepitelización total en poco tiempo (epidermis) y permitiendo una respuesta de curación mucho más rápida del tejido con una considerable reducción de los efectos secundarios, regenerándose y recuperando el tejido alterado, dando paso a la formación de un tejido nuevo y sano (efecto fotobiomodulador de formación de nuevo colágeno en la dermis), que será el responsable del efecto rejuvenecedor sobre el área tratada (reducción de la profundidad de las arrugas, cierre de poros, con reducción de la flacidez o lifting). El procedimiento requerirá la aplicación previa de una crema anestésica, no dura más de 45 a 60 minutos y son necesarias de 1 a 3 sesiones para apreciar los resultados, cada 3 a 4 semanas, cuanto más leve sea el grado de envejecimiento, menos sesiones harán falta y al contrario. En el caso de las pieles del fototipo 4 (más oscuras y que se broncean rápidamente), hay que preparar un tratamiento despigmentante inicial y emplear mucha más protección solar.




 Otra alternativa que se ha convertido indispensable para cualquier paciente que requiera rejuvenecer la piel, es la luz pulsada intensa (IPL), que a diferencia del láser fraccionado no ablativo, actúa a nivel mas superficial con mayor especificidad sobre la lesiones que afectan las capas más externas de la piel, producidas en parte, por los rayos ultravioletas del sol. Esta tecnología consigue el efecto de fotorejuvenecimiento a través de un efecto fotobiomodulador que estimulará a los fibroblastos para la formación de nuevo colágeno y al efecto fototérmico que ayudará a atenuar significativamente las pigmentaciones (embistiendo la melanina) y los capilares dilatados de la piel (embistiendo la oxihemoglobina), por tanto, permite tratar varias afecciones de la piel a la vez (suavizar la textura de la piel y disminuir el tamaño de los poros al estimular la producción de colágeno, eliminar rojeces, capilares dilatados o manchas causadas por  el sol al atacar el  cromóforo correspondiente).  Logrando la mejoría del aspecto


fotorejuvenecimiento con IPL
del rostro, cuello y escote debido a que la piel recobra su vitalidad, luminosidad y juventud. El tratamiento con IPL debe abarcar toda la superficie del rostro, cuello o escote pudiendo hacer un segundo pase, sobre todo en aquellas áreas de pigmentación oscura o rojiza dónde se necesite insistir. El procedimiento dura de 30 a 45 minutos y son necesarias de 1 a 6 sesiones  dependiendo  del  grado  de  envejecimiento de la piel, cada 3 a 4 semanas. Es totalmente seguro e indoloro y normalmente no es  necesaria la aplicación de cremas anestésicas previo al tratamiento, ya que éste suele  ser bien tolerado por los pacientes, con una recuperación rápida, después de 20 a 25  minutos el paciente puede incorporarse a sus labores habituales.



 Ambas terapias (IPL o Láser pulsado no ablativo) son totalmente compatibles con otros procedimientos estéticos como el tratamiento con Botox o el relleno facial con Ácido Hialurónico, que combinado con ellos, se consigue un mayor efecto rejuvenecedor de la piel. Los cuidados domiciliarios cosméticos (limpieza, hidratación, protección solar) y los controles médicos post-tratamiento en la clínica, son también necesarios para ambas terapias. Los efectos del tratamiento con ambos procedimientos duran años, pero están supeditados al proceso de envejecimiento natural de la persona, así como, de los cuidados que le brinde a su piel y el tipo de hábitos de vida que posea.

¿Fotodepilación con Luz Láser o Luz Pulsada (IPL)?

 La fotodepilación no es más que la depilación que se realiza mediante el uso de la luz, sea Luz Pulsada (IPL) o Luz Láser, para destruir los folículos pilosos que producen los vellos, también es llamada depilación definitiva o permanente.
 El vello o pelo que recubre el cuerpo, tiene color debido a la melanina. Cuando la luz incide sobre la melanina (fototermólisis selectiva), la energía de la luz se transforma en calor viajando por el pelo hasta llegar al bulbo piloso, donde se encuentran las células que hacen crecer el vello, destruyéndolas por acción térmica. A mayor melanina, mayor será la absorción de luz, y por tanto, los efectos térmicos sobre el bulbo piloso, y viceversa, es por eso que en pelos claros y canos muestra pobres resultados.
 La razón  por  la  que  se  requieren  varias sesiones de  fotodepilación  es  porque,  en el momento  de  realizar  el  tratamiento,  los  pelos  o  vellos del cuerpo


fases de crecimiento del pelo
se encuentran en diferentes fases de crecimiento (Anágena, Catágena y Telógena)  siendo  sólo  efectiva en la  fase Anágena,  por tanto,  el número de sesiones dependerá del área a depilar y del sexo. Para lograr que la fotodepilación actúe sobre todos los vellos o pelos en fase anágena, la experiencia indica que son necesaria de 8 a 12 sesiones para llegar al 90% del vello en dicha fase.

¿Cual elegir, luz láser o luz pulsada (IPL)?

 La principal diferencia técnica reside en la longitud de onda de la luz. La fotodepilación láser es el término utilizado para los equipos que generan un tipo específico de  radiación  electromagnética  de luz láser.   Donde  la  luz  que  se 
aplica tiene una misma longitud de onda (coherencia), por tanto, es de un sólo color (monocromática) y las partículas que componen el haz de luz van en la misma dirección (unidireccional), lo que hace que el láser sea puntual y preciso (máxima efectividad pero poca versatilidad, ya que cada longitud de onda del láser sólo puede  ser  aplicado a un  fototipo  específico  de piel y vello para lograr  los resultados óptimos). En cambio, en la fotodepilación con IPL la luz tiene diferentes longitudes de ondas (incoherente), por tanto, tiene varios colores (policromática) y las partículas que componen el haz de luz se mueven en diferentes direcciones (multidireccional), lo que facilita que con un mismo equipo, pueda entonces, tratarse distintos fototipos de piel y vellos (gracias a su longitud de onda variable) permitiendo mayor versatilidad, es decir, puede eliminar distintos tipos de pelos (oscuros y mas claros, gruesos y delgados) en distintos tipos de pieles, con un mismo equipo.



 Como profesionales expertos, en la Clínica Facialrealizamos un estudio individualizado de la piel de cada paciente, a fin de determinar sus características y poder recomendar el tratamiento más adecuado que se adapte a tus  necesidades.  Si estás interesada,  puedes solicitar una  consulta virtual gratuita, o puedes acercarte a conocer nuestras instalaciones y consultar directamente con nuestros especialistas, quienes te darán la asesoría especializada que necesitas, en instalaciones confortables y seguras, con equipamiento adecuado y personal profesional capacitado para ayudarte a mejorar tus arrugas, manchas de la piel o tratar esas lesiones superficiales, pequeños tumores benignos, cicatrices o exceso de vello facial que presentas. No dudes en consultarnos, te esperamos.


 Puedes contactarnos a los teléfonos +582125555555 o contactarnos y seguirnos en las redes sociales Facebook e Instagram


 Facebook Instagram

            Dr Aníbal J Loreto D
Médico Estético & Cirujano General

3 comentarios: